ClàssicsWeb, el teu espai

Almanac

Cerca de notícies

Paraules:
Tema:
Inici: Escollir data inici
Fí: Escollir data fi
Ajuda
Verso

NOTÍCIA

Xavier Sabata, contratenor: "En la ópera hay muchos 'sex symbols'"

14/5/2018 |

 

Su voz aguda y dulce le ha situado entre los mejores cantantes de ópera -sección contratenores y más allá- de Europa. Ahora, para salirse del cliché de la música barroca, se atreve también con los lieder de Franz Schubert. Este próximo jueves cantará el ciclo Winterreise en L'Auditori de Barcelona, y el 25 de junio ofrecerá un recital de canciones en seis idiomas en el Teatro de La Zarzuela de Madrid.


Con perdón, pero a usted no le pega cantar a Schubert.
Empecé a estudiar con profesores de lied y entonces ya canté Schubert. Lo veo como un eterno adolescente, y desde la psicología moderna le diría 'venga, tío, deja de quejarte'. Pero su material es maravilloso.


Usted no es de quejarse, va al grano.
Schubert es moderno porque escondía sus miedos detrás de la belleza. Es muy actual: usar la apariencia, el filtro de Instagram, para ocultar la verdad que nos cuesta confesar. Me habría caído bien, en el fondo sabía disfrutar de la vida y le echaba morro.


Hace unos años, los contratenores estaban muy de moda en la ópera. ¿Hoy?
Estamos de subida, pero la curva es más tranquila. El contratenor ha traído cosas buenas: ha entrado nuevo repertorio, nuevas técnicas de voz, otra perspectiva de género.


Tiene voz de ángel y físico de demonio. ¿Qué es en realidad?
Me veo complejo, un día ángel y al otro demonio. Necesito experimentar nuevas psicologías, y por eso me gusta hacer personajes femeninos. Lo que más me aburre son los estereotipos.


¿Qué ocurre cuando un director de escena le obliga a afeitarse la barba?
Me jode bastante, porque me siento desnudo. Si hago un papel femenino es inevitable, pero no me gusta estar mucho tiempo sin barba, me supera. Me veo muy bebé sin ella.


¿Y lo de ponerse pelucas?
Pasan dos cosas: o te van como un guante o parece que lleves un gato muerto en la cabeza. Lucho para que no me pongan peluca, sudo mucho y se me despegan. No hay nada peor que se te mueva el peluquín.


A usted le hemos identificado como un mito sexual de la ópera. ¿Se reconoce?
Es que en la ópera hay muchos sex symbols. Jonas Kaufmann atrae a muchas groupies, por ejemplo. Esto no es algo nuevo, en la época barroca estaban los castrados, que tenían esa clara implicación (a)sexual.


Pero usted no es un castrado. Usted ejerce.
Es innegable el peso que tiene el look en nuestro trabajo. Pero no me interesa sólo salir bien, sino contar una emoción. Como Xavier Sabata me interesa la moda, pero como forma de expresión personal y artística, no de manera banal y ponerme un traje de Gucci.


¿Le molesta a su pareja que tenga fans que lo deseen?
No tiene celos ni le da vergüenza, porque nunca utilizaría esto en la vida real. Aunque sí de forma interpretativa: si canto el papel de Ottone, mi personaje es muy sexual y en escena tengo que ser lo más erótico posible.


¿Han creado los contratenores un público nuevo para la ópera?
Veo a mucha gente joven que va a conciertos de música barroca. Tengo un amigo al que le gusta Eurovisión y cuando escucha Händel dice que le suena a música de Disney. También veo mucho público femenino.


¿La gente hetero a la que le gusta la ópera son bichos raros?
Qué va. En el business, cantantes y agentes, hay muchos gays. Pero no son la mayoría.


¿Cómo describiría la sensación de cantar?
Es un placer físico. Y después hay un momento como de fluir en el que desaparece todo, el tiempo, el público, la música, y estás en un estado de abandono o de ultraconciencia en el que notas cualquier poro de tu cuerpo.


¿Canta en la ducha?
No tarareo nunca, sólo canto por trabajo, pero en la ducha vocalizo. Va muy bien: resuena y la humedad hidrata las cuerdas vocales.


Recomiende una ópera para iniciarse.
Una corta, barroca, como por ejemplo Dido y Eneas, de Henry Purcell. Tiene grandes momentos de belleza, se puede explicar bien, hay pocos personajes, va al grano, la historia se puede entender sin demasiados problemas. Y sobre todo porque suena muy bonita. 

JAVIER BLÁNQUEZ
El Mundo

Catclàssics, música clàssica de Catalunya a internet Amb el suport de