ClàssicsWeb, el teu espai

Almanac

Cerca de notícies

Paraules:
Tema:
Inici: Escollir data inici
Fí: Escollir data fi
Ajuda
Verso

NOTÍCIA

Gatti, fulminado por acoso

3/8/2018 |

 

La Royal Concertgebow de Amsterdam despide al prestigioso director de orquesta al conocerse las acusaciones de dos sopranos por «conducta inapropiada»

Acción y reacción. A la sospecha que se cernía sobre el director de orquesta, reputado y con peso en los atriles más consolidadas del planeta, Daniele Gatti por un «comportamiento inapropiado», la Royal Concertgebow de Amsterdam, en la que ejercía como director artístico desde 2014, ha decidido despedirle «ipso facto» para evitar males mayores. La tormenta se desató ayer cuando trascendió la noticia del cese del maestro a raíz de un reportaje publicado días atrás por «The Washington Post» sobre supuestos casos de abuso sexual en el mundo de la música clásica en el que se recogía su nombre. Que viera la luz la información fue suficiente para que varios artistas se pusieran en contacto con la dirección de la orquesta con el objeto de informar de que habían sufrido abusos por parte de Gatti y para la que se optara de inmediato por cesar la relación y encomendar a otros directores los compromisos de Gatti en su agenda al frente de esta formación. «Estas alegaciones han ocasionado un daño irreparable a la relación de confianza que debe existir entre todo director y la orquesta a la que dirige», aseguraron desde la formación. Imposible, por tanto, seguir manteniendo al maestro en nómina.

La mano en el trasero

Fueron dos las sopranos que le acusaron directamente de supuestos abusos sexuales. La primera, Alicia Berneche, tenía 24 años cuando Gatti, que entonces le sacaba diez, trató de abusar de ella al conducirla hasta su camerino y ponerle la mano encima. «De repente vi como tenía la mano en mi trasero y me besaba a la fuerza». La segunda denuncia tiene también nombre y apellidos y sucedió cuatro años después del primer caso. Jeanne-Michèle Charbonnet asegura que «lo empujé y salí corriendo de la habitación donde estábamos». Cuando comentó el suceso le aconsejaron que guardara silencio si quería mantener su trabajo. «De todas maneras, va a seguir pasando aunque tú lo denuncies», tuvo que escuchar.

¿Y Daniele Gatti, cómo ha reaccionado? El músico lo primero que hizo fue disculparse por su comportamiento mediante un comunicado: «Lo siento de veras, desde el fondo de mi corazón. A todas las mujeres que he conocido a lo largo de mi vida, en especial aquellas que no haya mostrado el debido respeto [les aseguro] que a partir de ahora seré más consciente de mi comportamiento, y de mis relaciones con las mujeres, jóvenes y mayores. Para asegurarme de que nunca se sientan incómodas, en particular en el mundo de la música clásica», lo que lleva implícito un reconocimiento de un supuesto «comportamiento inapropiado». No obstante, poco después se apresuró a matizar que «jamás había tenido intención de molestar o incomodar. Cada vez que me acercaba a alguien siempre lo hice desde el convencimiento de que el interés era mutuo». El artista ha contratado los servicios de una empresa de publicidad estadounidense, The Reputation Doctor, para poner en sus manos su futuro mediático, no hablar más de lo debido y no errar con las declaraciones en un tema tan sensible, pues se trata de una empresa de relaciones públicas especializada en restañar reputaciones dañadas.

Lo que está claro es que este suceso le va a pasar factura a la carrera del reputado director de orquesta y de que su agenda de contratación se puede ver seriamente perjudicada por estas graves acusaciones.

En su página web se podía leer ayer que en el mes de agosto no tiene ningún concierto a la vista. Un escueto «no events» figura como única y sucinta información. El maestro nació en Milán, donde se graduó en composición y dirección. Ha dirigido en los principales coliseos operísticos y teatros de todo el mundo, como la Ópera Estatal de Viena, La Scala de Milán, la Ópera Estatal de Baviera en Munich, la Royal Opera House, Covent Garden, la Ópera de Zúrich y la Ópera Metropolitana de Nueva York. 

G. Pajares
La Razón

Catclàssics, música clàssica de Catalunya a internet Amb el suport de