ClàssicsWeb, el teu espai

Almanac

Cerca de notícies

Paraules:
Tema:
Inici: Escollir data inici
Fí: Escollir data fi
Ajuda
Verso

NOTÍCIA

Lisette Oropesa, soprano: "Lo de ser diva es un poco antiguo, yo no soy de joyas ni cochazos"

1/3/2019 |

 

Lisette Oropesa (Nueva Orleans, Estados Unidos, 1983). Es una de las sopranos jóvenes más atípicas y con mayor proyección de su generación. Desde este sábado, cantará en el Liceu de Barcelona el papel protagonista de Rodelinda, de Händel.

Nació en Estados Unidos, pero su familia es de origen cubano. ¿En su casa se escuchaba ópera o salsa?
Mucha ópera, porque mi madre era cantante y mi abuelo también. ¡Escuchábamos hasta zarzuela! En Cuba siempre fue muy popular. Pero yo no quería ser cantante.

¿Era un rechazo a la herencia familiar?
No, pero quería otra cosa, y empecé a estudiar flauta. Cantaba, aunque por gusto. Pero hice una audición en la universidad y los profesores me aconsejaron pasarme al canto.

Supongo que no se arrepiente.
¡No!

¿Se hablaba de política en su casa?
A veces se hablaba de Fidel Castro, con mucho odio, claro. Mi familia tuvo que dejar su país para ya no volver nunca.

¿Ha visitado Cuba?
Me gustaría, pero no ha podido ser aún. Cuando murió Fidel, mis padres hicieron un viaje pero no les pude acompañar porque tenía un concierto. Y no estaba en la posición de poder cancelarlo.

Se le considera una de las mejores sopranos jóvenes del momento. ¿A los 35 años ya se es diva, o hay que esperar?
Lo de ser diva es un poco antiguo. Para mí no es natural. Soy una persona sencilla, mi familia era pobre, no va conmigo llevar ropas lindas, joyas y conducir coches nuevos.

Sí es, al menos, una cantante atípica. Le gusta correr, y aparece tanto en las revistas de salud como en las de música.
Empecé a correr en 2011 porque conseguí bajar peso y quería mantenerme. Cuando empecé a viajar, necesitaba una alternativa al gimnasio. Y correr es ideal, lo haces cuando quieres y sin pagarle a nadie.

¿Escucha música para correr?
Al principio sí, música latina. Pero ahora lo hago en silencio: me concentro mejor en la respiración y me ayuda a desconectar. Cuando corro busco el silencio y aparcar el estrés.

¿Ayuda a la voz estar en forma?
A mí me ayuda a apoyarla, a tener más aliento. De todos modos, no corro para cansarme, sino para que me dé energía y producir endorfinas.

Hace años, el tópico en la ópera era que los cantantes estaban todos entrados en carnes. Ahora es lo contrario.
Pero la obsesión por la belleza y la buena forma no es nada nuevo. Y tiene que ver con hacer mejor tu trabajo. Eres como un atleta. Cuando Maria Callas bajó de peso no era porque se viera mal gorda, sino porque no podía hacer lo que quería en el escenario, lo hizo para ser más convincente.

La mirada del público es más exigente.
Tampoco es nuevo. Por ejemplo, en el estreno de La traviata se cuenta que al público no le gustó la protagonista porque no era creíble que una chica gordita pudiera morir de tuberculosis.

En el Liceu cantará por primera vez el papel de 'Rodelinda', de Händel. ¿Qué se siente?
Miedo. He debutado en papeles más cortos, pero éste es un monstruo: tiene ocho arias, casi nunca salgo del escenario... Por eso hay que estar en forma.

¿Se siente parte del boom latino en la música? ¿Tiene algo en común con Bad Bunny o Ariana Grande, por ejemplo?
Me siento orgullosa de ser latina y de haber podido prosperar, viajar y tener una carrera. Y de ser parte de la cultura americana, que es una cultura de emigrantes y, por tanto, una cultura todos.

¿Se quejan sus vecinos cuando ensaya los papeles en su casa?
Casi nunca lo hago, pero una vez, en París, estaba aprendiendo un papel y lo necesitaba. Tenía un vecino insoportable que llamaba a la puerta por la mañana y por la tarde para protestar. Las demás veces, siempre ha sido un vecino que venía a darme las gracias. 

JAVIER BLÁNQUEZ
El Mundo

Catclàssics, música clàssica de Catalunya a internet Amb el suport de