ClàssicsWeb, el teu espai

Almanac

Cerca de notícies

Paraules:
Tema:
Inici: Escollir data inici
Fí: Escollir data fi
Ajuda
Verso

NOTÍCIA

Lang Lang, Wang, Bartoli, Jaroussky, Yoncheva, Orlinski o Savall se suman a la temporada del Palau

5/4/2019 |

 

Bill Viola, Joan Fontcuberta y Perejaume serán los artistas plásticos invitados 

El Palau de la Música completa su temporada 2019-2020 con un total de 120 conciertos, entre los que destacan estrellas del piano como Yuja Wang y Lang Lang o las voces operísticas de Cecilia Bartoli, Philippe Jaroussky, Sonia Yoncheva o Jakub Józef Orlinski . Más allá de las grandes batutas con proyectos exclusivos alrededor de Beethoven que ya se anunciaron hace unas semanas dentro del ciclo Palau 100 –Gardiner, Rattle, Dudamel...-, la sala modernista contará con otras propuestas propias y que en algunos casos sólo se verán en Barcelona.

Es el caso de Jordi Savall y su primer Oratorio de Navidad con Le Concert des Nations, que dirigirá en dos jornadas consecutivas, dentro de un festival bachiano que prepara el Palau. También tendrá lugar sólo en Barcelona la lectura que hace Philippe Herreweghe -en ocasión del 50 aniversario de su Collegium Vocale Gent- de ambas pasiones de Bach, la de San Mateo y la de San Juan, que se escucharán con diez días de diferencia.

Savall interpretará el ‘Oratorio de Navidad’ de Bach y Herreweghe hará las dos Pasiones

Bach dará mucha más de sí, comenzando por el recital que le dedicará el muy mediático Lang Lang, que acude con las Variaciones Goldberg, la aportación que junto con las Pasiones de Herreweghe hace el Palau al próximo Barcelona Obertura Spring Festival. Por otra parte, Alisa Weilerstein tocará la integral de las Suites de cello y la pianista canadiense Angela Hewitt, el Concerto italiano.

Otra exclusiva del Palau será El cuarteto para el fin de los tiempos de Messiaen para el que la sala ha logrado reunir –llevan tres años y medio con la fecha comprometida– a su violinista fiel Isabelle Faust, al violonchelista Jean-Guihen Queyras, el pianista Pierre-Laurent Aimard y al mismísimo Jörg Widmann, extraordinario clarinetista que es además uno de los dos compositores invitados de la temporada.

La presencia de Widmann en Palau 100 ya fue anunciada: la OBC, el Orfeó Català y la estrella del violín Anne-Sophie Mutter interpretarán obra suya. Pero hay que añadir otros conciertos en los que se darán a conocer sus piezas -nueve en total-, como el que ofrecerán el Heath Quartet y la soprano Carolyn Sampson. El artista alemán dará asimismo una conferencia sobre la historia de la música, sentado al piano y con un punto de humor, que es la misma que dio para inaugurar la sala de cámara Pierre Boulez en Berlín.

Y si de Widmann se interpretarán nueve piezas, del otro compositor invitado, Joan Magrané (Reus, 1988), se harán al menos quince. Desde su debut con éxito en la ópera contemporánea, el joven Magrané sigue claramente inclinado por escribir para voces. “Estoy contento de que puedan escucharse piezas como la Oració a vuit veus, con el ensemble O Vos Omnes, y la Missa que hago por entregas, como una serie de Netflix: se estrenó el Gloria y ahora estrenaré el Credo”, apunta el compositor.

Hablando de voces, el Cicle Grans Veus del Palau volverá a contar con Cecilia Bartoli cantando Vivaldi junto a Les Musiciens du Prince, y también con Philippe Jarousky, en una doble participación: con un velada de lieder, por un lado, y con un concierto dedicado a los tesoros del barroco en el que él cantará a la vez que dirige su Ensemble Artaerse.

Pero al ya anunciado debut de Joyce DiDonato hay que añadir el de Sonya Yoncheva, soprano del momento que ha sido la Medea de Cherubini en la reciente producción dirigida por Daniel Barenboim, o la Desdémona del Met con Dudamel en el podio, aunque no vendrá pertrechada de arias de ópera sino con su proyecto Ad una stella, con canciones de Verdi, Puccini, Leoncavallo y Tosti.

Y también el debut del aclamado contratenor polaco Jakub Józef Orlisnki, que acudirá con la orquesta Il Pomodoro y su nuevo trabajo discográfico Facce d’amore. El Palau presenta asimismo a los barítonos Christian Gerhaher, en colaboración con la Schubertíada de Vilabertran, y a Benjamin Apple, acompañado al teclado por todo un Christian Bezuidenhout.

La pianística contará, a parte de los ya mencionados Lang Lang y Yuja Wang, con Grigory Sokolov (en su temporada consecutiva número 13), Alexander Melnikov, Benjamin Grosvenor, Elisabeth Leonskaja y Khatia Buniatishvilli, todos ellos nombres relevantes de los escenarios internacionales.

Vuelve a su vez el cellista Steven Isserlis, con su particular homenaje a Pau Casals. Y como nombres de solistas que el Palau incorpora en esta nueva temporada, cabe citar a la violista Tabea Zimmermann, mejor disco del año por la revista Classical, que actuará al lado de Widman y Varjon, como ya hiciera hace un lustro en L’Auditori. O la pianista Beatrice Rana, de 24 años, que debutará en Barcelona con Petrushka de Stravinski y la Suite Iberia.

El diálogo con las artes lo dedica esta vez el Palau a tres a tres artistas como son Bill Viola, Joan Fontcuberta y Perejaume, así como la joven poeta Blanca Llum Vidal o el grupo experimental Cabosanroque.Y los vincula al hilo conductor de la temporada: la transformación.

Así como su compositor invitado Jörg Widmann trabaja el concepto de transformación creando un collage a partir de música de Beethoven, de la que al final queda solo una reminiscencia, o del mismo modo que Joan Magrané se aproxima a Monteverdi o a Orlando di Lasso para crear una ópera del siglo XXI, los artistas visuales escogidos personalizan el diseño de la temporada y profundizan en esa idea de la transformación.

Bill Viola, pionero del videoarte, busca expresar experiencias humanas a través de tecnologías, con sus retablos en movimiento en los que evidencia esa transformación interior, esa mística. Y de él se verán en el Palau cuatro creaciones videográficas, tres de ellas de 1996 y una, Nacimiento invertido, de 2014, que convivirán con la obra Déserts de Edgar Varèse en concierto. Y luego se le dedicará una larga noche -la del 4 de diciembre- en la que se proyectarán tres piezas en una sesión interrumpida y simultánea con otras que tendrán lugar en el Liceu (con su proyecto sobre Tristan und Isolde que hizo en París con Peter Sellers hace tres lustros) y en La Pedrera, que está previsto que le dedique una exposición a partir de octubre de este año.

A su vez, Joan Fontcuberta, que es el artista que ha participado en la definición gráfica del libro de la temporada del Palau, abordará una transformación más física con sus fotografías. Es la serie Trauma que expondrá a partir de marzo del 2020, en la que las fotografías están afectadas por alguna patología y se evidencia su proceso de cambio. “Se trata de ver cómo las obras cobran vida más allá de la voluntad de su autor, cómo a veces no conservan nada de su origen, convirtiéndose en imágenes fantasmagóricas que el tiempo ha llevado a evolucionar”, apunta Víctor Garcia de Gomar, director artístico adjunto del Palau y inminente director artístico del Liceu. Esta exposición se mantendrá de marzo a mayo de 2020.

Perejaume y los Cabosanroque mostrarán los resultados de un trabajo con jóvenes con “un grado de conciencia profunda” a los que invitarán a reconocer su propia firma, a experimentar ese momento transformador que es el nacimiento de una identidad gráfica personal. Y por último, Blanca Llum Vidal ser la poeta en residencia de la temporada con sus versos que son reflejo de un mundo en transformación: sobre la idea del amor, el cuerpo, el lenguaje, las mujeres... Todos los programas de mano de la temporada contendrán versos de la poeta, quien además mantendrá encuentros con Fontcuberta o Magrané.

En cuanto al repertorio catalán, señalar que el ensemble BCN216 ofrecerá un monográfico de Joan Guinjoan y el Quartet Gerhard interpretará el único cuarteto que escribió el compositor de Riudoms, fallecido el pasado enero. También se homenajeará a Eduard Toldrà en su 125 aniversario, y se celebrarán los 60 años del estreno del Cant espiritual de Xavier Montsalvatge con letra de Joan Maragall.

Otra efeméride será el 80 aniversario del estreno del Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo, el 9 de noviembre de 1940 en el Palau, y que interpretarán la Simfònica Camera Musicae. Y la soprano Núria Rial recordará al poeta Josep Carner cuando se cumple medio siglo de su muerte, con un concierto de canciones de compositores que musicaron sus textos.

A parte de los estrenos de obras de Magrané, el Palau prevé estrenar Cançons sobre textos de Maria Mercè Marçal, de Antoni Ros Marbà. Y el Cor de Cambra ofrecerá la primera audición de Parets de llum, una obra que Carles Guinovart dedica a esta sala con letra del poeta Carles Duate, en el marco de un concierto que celebra siglo y medio de música coral catalana. Por último, la Cobla Mediterrània ofrecerá el poema sinfónico 660 anys, de Salvador Brotons, que se estrena esta Semana Santa en el Festival de Pasqua de Cervera.

En su 4ª temporada como director de los coros del Palau y como asesor de la dirección artística, el inglés Simon Halsey valora el “momento dulce de consolidación del proyecto” que le ha llevado a Barcelona. “Mi trabajo es transformar, y ha tenido lugar una auténtica transformación, con un nivel internacional, una cohesión de la familia coral y un sentimiento de pertenencia”, asegura.

Halsey destaca que cinco de las mejores batutas del mundo dirigen esta temporada los coros de la casa: Rattle, Gardiner -“quien nunca jamás ha accedido a dirigir un coro que no sea el suyo”-, Dudamel, McCreesh y Mehta. Y ha recordado que estrenarán la obra cural que Widmann compondrá para ellos y las que Magrané escribirá para el Concert de Sant Esteve.

Simon Rattle ha invitado de nuevo a los Proms de Londres al Orfeó y al Cor Jove, este agosto, y también viajarán a Birmingham para el centenario de la orquesta de la ciudad. Y otra colaboración del Cor de Cambra será con la Sinfónica de Tenerife. Además, el batuta ha recordado que el Cor de Noies ha sido seleccionado para la final del concurso europeo Let the Peoples Sing, el próximo octubre.

El presupuesto de la temporada es, según informó Joan Oller, director general del Palau, de 3.124.000 euros, de los que se prevé que se ingresen en taquilla 2,7 millones. “El 87% del coste artístico se cubre con las recaudaciones”, afirmó. Oller aprovechó también para señalar que esta será la última temporada que presente junto a Víctor Garcia de Gomar. “Me alegro de que el Liceu compre nuestra forma de hacer, nosotros seguiremos obrando de esta manera”.

MARICEL CHAVARRÍA
La Vanguardia

Catclàssics, música clàssica de Catalunya a internet Amb el suport de