ClàssicsWeb, el teu espai

Almanac

Cerca de notícies

Paraules:
Tema:
Inici: Escollir data inici
Fí: Escollir data fi
Ajuda
Verso

NOTÍCIA

La Zarzuela recuerda a Montserrat Caballé

8/9/2019 |

 

Hasta un centenar de cantantes se reunieron para rendir homenaje a la gran soprano

De ser verdad que en los teatros permanece el eco de las voces que en ellos sonaron, en el de la Zarzuela todavía tiene que estar muy presente la de Montserrat Caballé. Allí cantó cerca de un centenar de ocasiones, entre 1964 y 1992, mientras se esperaba la posible construcción en Madrid de un teatro dedicado específicamente a la ópera. Por entonces, la Zarzuela suplía las carencias operísticas de la capital y lo hacía con una dignidad formidable, colocando a Madrid en una posición de privilegio. Ayudaron a ello muchos e importantes cantantes, Caballé entre todos de manera muy especial, como bien señalan las crónicas de la época. De ahí, la «gala de lírica española» que ayer le dedicó la Zarzuela, con presencia de su familia y del ministro José Guirao. Un acto de reconocimiento y justicia para quien en cada una de sus actuaciones logró situarse en un espacio a veces incontestable y siempre emotivo, ya fuera cantando ópera, pero también acercándose a la zarzuela como en el concierto monográfico que ofreció junto a José Carreras en 1985.

En la ya clásica biografía firmada por Robert Pullen y Stephen Jay-Taylor se señala que si la música española logró difusión internacional fue gracias al trabajo de los grandes cantantes españoles que estuvieron en la cumbre de la ópera internacional y, muy particularmente, a la labor de Montserrat Caballé. El paso de la ópera a la canción española, incluso a la zarzuela de la que grabó cuatro títulos completos («El pájaro azul», «La villana», «Maruxa» y «Cançó d’amor i de guerra») demuestran los formidables «saltos en el vacío» en su repertorio. De ello, de su humanidad, de la inteligencia y de su bondad con los más cercanos habló ayer en la gala Nuria Espert, quien se encargó de cerrar de forma emocionante un acto que había comenzado con palabras de Daniel Bianco, director de la Zarzuela, en referencia al recuerdo personal de la soprano, al de una voz históricamente indiscutible y al de las actuaciones que ofreció en «su» teatro madrileño.

En el ínterin se escuchó a una veintena de cantantes quienes actuaron apoyados de forma voluntariosa por la Orquesta de la Comunidad de Madrid y el director Óliver Díaz, involuntariamente olvidados en el programa de mano. Uno a uno fueron depositando una rosa blanca en una butaca vacía colocada en el escenario, antes de que se escucharan romanzas de Giménez, Sorozábal, Guridi, Roig o Serrano. Al final, con el público ya puesto en pie y mientras al fondo del escenario se proyectaba un gran retrato de Caballé con su firma, Marina Monzó, Airam Hernández, Virginia Tola, Mariola Cantarero, Andeka Gorrotxategi, María Bayo, Celso Albelo, Sabina Puértolas, Carlos Chausson, David Menéndez, Maite Beaumont, José Luis Sola, Pilar Jurado, José Bros, Nancy Fabiola Herrera, Rubén Amoretti, Yolanda Auyanet, Ismael Jordi y Ainhoa Arteta cantaron la habanera de «Don Gil de Alcalá». Hace unos cinco años, todavía con presencia de la propia Caballé, el Teatro Real le dedicó un homenaje en nombre de Madrid. Fue algo importante y obligado, pero no hay duda, y ayer se demostró, de que el reconocimiento que ha hecho el Teatro de la Zarzuela, a un año de su muerte, añade un plus de cercanía y afecto. Aquello que solo puede darse en casa. 

Alberto González Lapuente
Abc

Catclàssics, música clàssica de Catalunya a internet Amb el suport de